Joselouamx's Blog

Just another WordPress.com weblog

YO TAMBIEN ESTOY HASTA LA MADRE

Compañeros, amigos, amigas, compatriotas, todos, en esta ocasión y tras 2 meses de ausencia e este blog, retomo mi escritura para externar mi desasosiego por todas las cosas malas que pasan en este país.

Son las 12:00 am del martes 7 de junio de 2011, voy regresando del miting que se realizó en la plaza de armas de la ciudad de Durango con motivo de la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad que encabeza el escritor y periodista Javier Sicilia.

Al igual que los cientos de personas que acompañan al buen Sicilia, yo también estoy hasta la madre, tanto de la inseguridad como de un fenómeno que atañe a casi toda la sociedad mexicana, y es ni mas ni menos que la ignorancia, la apatía y el hecho de que siempre seamos los mismos los que tenemos los ojos abiertos.

Así es, me resulta increíble que en este Estado y sobre todo en esta ciudad en la que abundan los deudos por la guerra contra el narcotráfico, la participación ciudadana haya sido relativamente poca, y como era de esperarse los de siempre son los que convocaron a la concentración y al miting.

En esta calurosa ciudad existe un grupo conocido como la COCOPO, y ellos fueron los que se encargaron de la logística, hospedaje y alimentación de la caravana, sin embargo la mayoría de la gente no se enteró o no quiso enterarse y formar parte de tan digno evento.

Así pues, a las personas que nos interesan este tipo de movilizaciones, nos dimos cita desde temprano, pues se convocó a las 18:00 horas, sin embargo la caravana llegó con 2 horas de retraso, y en el inter nos recetamos algunas lecturas de poesía, cuento y narrativa, así como música de diversos géneros, pasando por el punk, ska, rock, hip hop, trova y guitarra clásica.

Sin embargo la espera se volvió un tanto eterna e insoportable, la mayoría de los ahí presentes de inmediato mostraron su falta de interés o bien ignorancia y se retiraron de manera nada discreta de la plaza, sin embargo, muchos mas nos quedamos hasta que el evento terminó.

La llegada de la caravana fue precedida por el arribo de los medios de comunicación, tanto locales, como nacionales y extranjeros, mientras los trabajadores de la información se apoderaban el templete y del espacio reservado para los “caminantes”, estos últimos daban una fugas conferencia de prensa frente al veintiúnico sanborns de la ciudad.

A la llegada de Sicilia y sus acompañantes, la plaza de armas medio intentó recibirlos y acobijarlos bajo el grito de NO ESTAN SOLOS, sin embargo a mitad de los asistentes no coreo la porra y en esta parte me incluyo, pues la verdad es que con el paso de los años he aprendido que el gritar consignas  y porras solo consiguen desgarrarme la garganta y me provoca que al día siguiente amanezca afónico.

Pues bien, tras esto, los flashes de las cámaras fotográficas y las luces de las cámaras de video comenzaron a surcar los aires como si se tratase de una pasarela en Milán o una alfombra roja en Hollywood, y los pobres caravanistas casi quedan ciegos de tanta luz.

Una vez que se instalaron en el templete y los organizadores lograron controlar a los reporteros, iniciaron los testimonios de los deudos, madres, pasdres, esposas, hijos, sobrinos y amigos de personas muertas o desaparecidas desde que inició la guerra contra el narcotráfico, algunos de ellos, llamados daños colaterales, otros nombrados estadísticas y otros más titulados como accidentes de la guerra.

Esos testimonios me pusieron hasta la madre, así es, me pusieron hasta la madre porque escuchar tantas injusticias cometidas por las fuerzas del orden público hacen que uno se sienta asqueado, y no es que sea la primera vez que escucho sobre injusticias, sino que en esta ocasión esas injusticias hablaban de frente, una señora dio testimonio de cómo sus tres hijos fueron asesinados por los guardianes de la ley y como al identificar sus cuerpos solo recibió un –LO SENTIMOS, FUE UNA TERRIBLE EQUIVOCACIÓN- o el testimonio de otra madre que comentó como uno de sus hijos fue obligado a pertenecer a una banda de sicarios, y ella en su esfuerzo por salvarlo de las garras de la delincuencia lo llevó a un retiro espiritual y comentó –el me dijo que nunca mataría  a nadie, que jamás obedecería las ordenes de algún maleante porque no quería convertirse en un monstro como ellos, lo llevé al retiro espiritual, y una noche salió de casa para ir a trabajar y no lo volvía ver por un mes, hasta que me lo entregaron acribillado y recibí como respuesta un lo sentimos fue una confusión-

Pero eso no fue todo, también aseguro que los testimonios me pusieron hasta la madre porque a pesar que varios de los testimonios ofrecían su versión de los hechos en las cuales los responsables de las muertes de sus familiares o amigos habían sido las fuerzas del orden público, entre la gente asistente a la plaza de armas pedían que no se politizara el asunto, por favor, como no se va a politizar el asunto, si es gracias a la corrupción que existe en todos los niveles de poder que existe el crimen organizado, si es gracias a los sobornos que reciben las autoridades por parte de los narcos que existe la impunidad, y si es gracias a que nuestro sistema de justicia no ataca de raíz el lavado de dinero que los malos pueden comprar armas de uso exclusivo del ejército para llevar a cabo sus matanzas.

Y después todos nos pusimos hasta la madre porque el evento se alargó bastante, muchos corearon el nombre de Javier Sicilia para que le cedieran el micrófono, y no voy a negar que me ví tentado, sin embargo recordé que el dolor físico que nosotros sentíamos por haber estado prados más de 3 horas para escuchar al poeta, no se comparaba de ninguna manera con el dolor que ellos deben soportar la perdida de un ser querido, así que me recriminé a mi mismo mi actitud tan burguesa y poco comprometida y recobré el animo para aguantar la velada.

Pero también me sentí hasta la madre, cuando uno de los oradores, ex policía federal, dio su testimonio, pues él pidió al gobierno federal que cumpliera con sus obligaciones hacia con los policías, y sin embargo él mismo respondió que eso jamás sucedería por lo que exhortó a los demás trabajadores de la ley a renunciar hasta que el Estado pudiera garantizar el bienestar de sus trabajadores; a las puertas de la catedral algunos agentes de transito asintieron muy emocionados, pero no pasó a más, pues saben que en este país, en este Estado, en esta ciudad, o le chingas o te chingan, y por eso me dio coraje, pues sabiéndose actores irrisorios de su propia realidad, no hacen ni harán nada en el futuro cercano para mejorarla.

Y por último me sentí hasta la madre porque entre los asistentes surgió una duda, que inclusive mi acompañante la compró- ¿y esta marcha va a solucionar las cosas, va a servir de algo?- me contuve las ganas de darle un sermón sobre su herejía ante tal pregunta, pues por más que estuvo escuchando los testimoniales y las palabras del buen Javier, aun tenía esa duda, no pude hacer nada más que decirle que la caravana había logrado muchas cosas, entre ellas la movilización a nivel nacional de las personas que sufrieron la perdida de algún familiar por la guerra contra el narco, además que gracias a la intervención de la prensa internacional, los lideres y empresarios extranjeros podrían demandar mayor seguridad al gobierno mexicano, y no tanto para protegernos a nosotros, sino para proteger sus intereses.

Sin embargo lo que más me dejó hasta la madre, fue ver que muchos de los ahí presentes regresaron a sus casas tal y como salieron, es decir son su misma indiferencia e ignorancia, pues acudieron a la plaza de armas para ser parte del “evento” del que todos hablarán hoy por la mañana en las redes sociales, en el transporte público y en la oficina, pero solo eso, pues no se llevaron con ellos ninguna enseñanza, y por lo tanto, seguiremos siendo los mismos de siempre los que  tratemos de cambiar al mundo.

Espero que me equivoque y lo que me pone hasta la madre el día de mañana me ponga feliz, pero eso no lo sabremos hasta el próximo mes de julio de 2012, pues si el PRI o el PAN vuelven a ganr la presidencia, querrá decir que en efecto, los asistentes a esta manifestación no aprendieron nada y que nosotros somos muy malos para abrirle los ojos a la sociedad.

Anuncios

junio 7, 2011 - Posted by | 1, Literatura, vida, chistes y mas

2 comentarios »

  1. A mi tierra no vino Javier Sicilia, no hay interés por parte de la mayoría de los que aquí vivimos en participar en este tipo de eventos, pero como bien dices siempre somos la minoría y los mismos que ya estamos hasta la madre. Aquí intentamos una movilización el día en que Sicilia llegó al Zócalo desde Cuernavaca y logramos mover por lo menos la curiosidad de los que pasaban y se acercaban y algunos decían “es que yo también conozco a alguien que es victima”… aquí la pregunta es qué estamos haciendo para dejar de ser parte de la estadística.
    Muy buen trabajo. Gracias.

    Comentario por AdriB. | junio 8, 2011 | Responder

    • Gracias por el comentario adis, la verdad es que mientras se llevaban a cabo las actividades culturales y entre estas la lectura de poemas, cuentos y narrativa me acordé mucho de tu escrtio de los RINOCERONTES, el cual por cierto los duranguenses tuvieron la oportunidad de escuchar el año pasado en el encuentro de jóvenes escritores, me hubiera gustado mucho que lo hubieses leido en la plaza de armas, un saludo y un abrazo.

      Comentario por joselouamx | junio 8, 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: